EL FALSO DEBATE SOBRE LA DEMOCRACIA

Los pseudodemócratas, desconocedores tan siquiera de qué es la democracia y qué mínimo común denominador exige para poder considerarse como tal (bastante más amplio y complejo que el considerado por ellos/as), exponen reiteradamente en los últimos tiempos algunos falsos debates que muestran, claramente, cuán grande es su desconocimiento -o demagogia- sobre la democracia. Veámoslos aunque sea rápidamente.

Directa vs. Representativa. Este es un falso debate porque, sencillamente, no son “distintas” la una de la otra. Es más, toda democracia necesita -para ser tal- algo de ambas. Los pseudodemócratas utilizan esta falsa dicotomía para construir un discurso elitista y repugnante. Según este discurso, más viejo que el TBO, la democracia directa es la esclava de las pasiones, y por tanto de las emociones, mientras que la democracia representativa es un freno decisorio, y como tal es más proclive a la razón que a la emoción. Falso.

Deliberación vs. Emoción. La segunda parte del discurso anterior extiende este argumento absurdo hasta vincular, exclusivamente, la deliberación a la representación, a los frenos decisorios. Solo razonamos, y deliberamos, cuando tardamos más en decidir algo: como si el factor tiempo mantuviese algún tipo de relación causal con la deliberación o con la razonabilidad. Otra estupidez sin sentido.

Democracia directa = Asamblearismo. Esta es una falsa analogía. El absurdo que la desenmascara es que la “democracia directa” es producto de un “demos”, por tanto de una unidad orgánica políticamente constituida. Mientras que la Asamblea tiene un origen heterogéneo (no homogéneo), espontáneo (no organizado), y políticamente caótico. Esta falsa analogía podría dotar de sentido al discurso elitista de los pseudodemócratas porque la asamblea sí tiene ese elemento caótico que su estúpido discurso precisa incorporar, y la democracia directa no posee.

Democracia Directa = Emoción = Populismo. Otro nuevo elemento entra en escena. Lo “popular” se describe como perverso, dentro de ese discurso que asocia a la emoción con lo visceral, con lo violento, con lo irreflexivo. Usted y yo somos parte de ese pueblo, de ese ser colectivo sin sentido común, entregado a la venganza y a la reacción. Solo tenemos que defender la “democracia directa”, y ya seremos parte de ese ser. Así de sencillo. Así de absurdo. Así de demagógico. Así de falso.

Todos somos seres humanos. Los que defienden las bondades de la democracia absoluta representativa (sin atisbo de voto directo), también. Esto nos iguala en una condición fundamental: la de poseer emociones y capacidad de raciocinio. ¿Quién asegura que estos absolutistas, puristas, defensores de una ridícula certeza travestida de verdad sobre la democracia representativa, no son precisamente ellos las víctimas de la sinrazón y la visceralidad?, ¿no es su miedo a los demás, a lo que podamos decidir entre todos, lo que mueve sus opiniones?, ¿no es su condena a la democracia directa, simplemente, una reacción ante una posibilidad de decisión que puede no gustarles y saben no son capaces de aceptar?

Y esto me devuelve al principio, a los mínimos exigibles de una democracia para poder ser tal. Aquí va un mínimo común denominador a todos los modelos de democracia posibles: la legitimidad del resultado. Sea directa o indirecta, todos los gobernados deben aceptarlo. Entonces, ¿no es este absolutismo representativista una manifestación discusiva fundamentada sobre la no aceptación de los resultados democráticos (directos)? Si se discute la democracia directa, se está discutiendo un mínimo común denominador. Lo mismo si se discuten sus resultados. Y eso sí que no es democrático, por mucha representatividad que se diga que se defiende.

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s