TRUMP. ENSAYO SOBRE LA IMBECILIDAD (Malpaso, 2016)

_9ctrumpok_db7a36c7

Aaron James se hizo popular hace unos años por un libro que, además de ser básico en su campo, también sirve de pilar para complementar este ensayo urgente de filosofía política. En Assholes: a theory, James ahondaba en el concepto de “gilipollas” o “imbécil”, en qué características eran imprescindibles para su definición, en las posibles ramificaciones o aristas del concepto y, por supuesto, en algún caso concreto. Entonces, su personaje popular más característico en cuanto a “imbécil alfa” era el rapero Kanye West. Sin embargo, con las elecciones presidenciales a unos pocos meses desde su perspectiva (los dos candidatos republicanos viables entonces eran Ted Cruz y Donald Trump), y a solo nueve semanas desde la nuestra (con Trump ya proclamado y en plena campaña electoral), este libro se convierte en una obra urgente e imprescindible.

Imprescindible más que urgente pues, aún después de las presidenciales de noviembre, las reflexiones de este texto seguirán siéndonos útiles y necesarias. Y esto es porque, aunque lo parezca, este libro no va sobre Donald Trump. Para eso hay otras ofertas editoriales mejores como, por ejemplo, El show de Trump, de Mark Singer (Debate, 2016).

Este libro va sobre la imbecilidad y, más en concreto, sobre cómo la política democrática, que supuso el avance moral más importante en la historia de la humanidad, se está viendo degradada hasta convertirse en una “política democrática imbécil” donde abundan figuras “como” Trump -califica a Richard Nixon de “imbécil de otro tiempo”. Esto hace que Trump sea no un protagonista en sí mismo, sino el síntoma más evidente de un proceso que nos está llevando a considerar irrelevantes o prescindibles o procesos inherentemente democráticos como: el valorar las distintas opiniones, reflexionar sobre ellas, ponderarlas y decidir en consecuencia. En otras palabras, la “imbecilidad” está sustituyendo a la “deliberación”, deteriorando así a la democracia y, con ella, a su consecuencia positiva más significativa: la convivencia. Y esto es grave.

Para reflexionar sobre este deterioro plantea distintas preguntas alrededor del proceso de ascenso de Donald Trump a la nominación republicana.

¿CÓMO ES POSIBLE EL TRIUNFO DE TRUMP?

Como buen imbécil, Trump no solo posee una fe inquebrantable en la verdad de todas y cada una de sus proclamas sino que, además, las defiende a capa y espada con las mejores armas a su disposición. Y ¿cuál es la mejor arma dialéctica de un imbécil alfa como Trump? La argumentación (o falacia) ad hominem. Trump no solo es un experto calumniador. Además, utiliza su imagen de triunfador para situarse en una posición moral superior a cualquiera de sus rivales, reforzando el silogismo según el cual su éxito en lo económico se debe también a su éxito en todas las demás esferas de su vida y, de paso, borra así también sus muchos reveses y fracasos -que los tiene, como todo el mundo los tenemos.

Lejos de perjudicarle, su lengua viperina lo ha definido para muchos estadounidenses como una persona que, aunque se equivoque en las formas, dice lo que piensa, es auténtico y sincero, honesto y va de frente. Esto lo aleja de un establishment washingtoniano percibido como manipulador, deshonesto y pérfido; al que, también para muchos estadounidenses, Hilary Clinton representa a la perfección. Una autenticidad que lo convierte, como Bernie Sanders lo es para los demócratas, en una persona capaz de implementar los cambios imprescindibles que creen necesita su país y, tras varias presidencias de demócratas y republicanos, nadie ha puesto en marcha todavía.

Trump supone el síntoma mayor de una democracia en crisis de credibilidad y de fiabilidad. Se recurre a él como una figura violenta, autoritaria y decidida que, con las ideas claras y la energía suficiente, va a ser capaz de hacer lo que hay que hacer y nadie se ha atrevido a hacer todavía. Recuperando a Thomas Hobbes, Aaron James nos dice que el pueblo parece recurrir a una figura autoritaria para poner coto a una democracia presuntamente descontrolada.

LA DEMOCRACIA Y TRUMP, ¿QUÉ SUPONDRÍA SU ELECCIÓN?

Trump dijo una vez: “Podría matar de un tiro a alguien en medio de la Quinta Avenida y no perdería votantes” (p.62). En otros momentos, interrumpido por manifestantes opositores en alguno de sus actos, incitó al público a agredirlos como forma de rechazo. No en vano, según la encuesta de CNN/ORA, el 56% de los votantes republicanos dice sentirse más animados que habitualmente a votar o participar en campaña (contra el 55% de los demócratas que dicen sentirse menos animados que habitualmente). Trump incita, enaltece, ensalza a la violencia como forma de resolución de las diferencias.

La victoria de la violencia supone, indefectiblemente, la derrota del diálogo. Y si el diálogo desaparece o se deteriora, la democracia lo hace con él.

De hecho, James dedica buena parte del final de su ensayo a explorar las vías de reforzamiento de la democracia y, con su implementación, de la expulsión de la imbecilidad de la democracia, en particular, y de la política, en general. Entre las más salientables: la escucha activa, la deliberación, la consideración de los argumentos antes de emitir cualquier juicio de valor, o la substitución de la competencia y el individualismo por la cooperación y el asociacionismo.

No en vano, el último capítulo de Trump. Ensayo sobre la imbecilidad (Malpaso, 2016) se titula “Salvar el matrimonio”. Entiende la convivencia democrática como una relación de pareja donde, basándose la convivencia en aceptar y superar las diferencias del otro, se desarrolla a partir de ahí un bienestar común y una buena vida aceptable para todos sus integrantes. Cada uno puede desear cosas distintas, y ser muy distintos en su forma de deseo o de consecución de esas cosas. Pero, al mismo tiempo, cooperan porque cada uno sea feliz consiguiéndolas sin perjudicar (o beneficiando igualmente) al otro. Ese “contrato social”, enunciado por Rousseau, está en la base de las unidades sociales más pequeñas (la pareja), así como en las más grandes (la sociedad); un contrato amenazado por la vuelta a la violencia hobbesiana de Trump.

CONCLUSIÓN

Este ensayo no alberga ideas nuevas u originales. Los razonamientos finales y las consecuencias prácticas de esos razonamientos llevan escribiéndose décadas. El mismo tiempo que lleva en pié el discurso crítico con los desarrollos y la evolución de la idea democrática en las sociedades avanzadas occidentales. Incluso, podemos considerar como un antecedente lógico de estas conclusiones al estupendo ensayo de Robert Putnam Solo en la bolera (Galaxia Gutemberg, 2002). Éste ensayo de Putnam explica de forma mucho mejor, más amplia y concreta, tanto las causas como las consecuencias del debilitamiento de la democracia práctica, así como apunta de forma más extensa a soluciones igualmente válidas todavía hoy.

Entonces, ¿qué ofrece Trum. Ensayo sobre la imbecilidad (Malpaso, 2016) que lo haga merecedor de una atenta lectura? Una puesta al día de las consecuencias hacia dónde este deterioro de la democracia práctica nos está llevando. Una actualización de hacia dónde nos conduce este proceso si, en vez de pararlo, seguimos alentándolo y contribuyendo activamente a su avance con acciones como, por ejemplo, hacer a Donald Trump presidente de los USA. No es excepcionalmente novedoso, pero sí aporta una imagen actual que nos debería hacer reflexionar: en poco tiempo, este proceso ha alcanzado síntomas de extraordinaria gravedad que denotan lo rápido de su avance y las graves consecuencias que su triunfo final acarrearía para todas y todos.

Aaron James acaba el ensayo llamando su atención sobre la comunidad surfera. Su diálogo y capacidad de resolver los conflictos son, para él, un ejemplo de cómo, desde nuestras sociedades contemporáneas, es posible todavía enderezar el rumbo, recuperar las esencias de la democracia frente a su evidente deterioro y su posible definitiva corrupción.Quizás sobre las recetas podamos discutir otro día, pero todos/as compartimos su mensaje sobre un deterioro democrático del que tanto Trump como Hilary son un síntoma muy a tener en cuenta.

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s