DECEPCIÓN CON LUIS GARICANO

Muchos liberales me recomendaron a Luis Garicano, refiriéndose a él y al equipo de colaboradores del blog “Nada es gratis” como algo distinto, más analítico y menos dogmático, más serio y menos ideológico; un liberal de otro tenor. Con ese ánimo me compré en edición de bolsillo su ensayo “El dilema de España”. La decepción no ha podido ser mayor. Desde luego, comparto al 100% su análisis de los problemas y el horizonte de metas a conseguir, como lo firmarían muchas personas de todo el espectro ideológico-político. El análisis, porque está basado en hechos y evidencias, indiscutible mire por donde se mire, y las metas, porque son fruto de una esperanza común a cualquier persona deseosa por vivir en un mundo mejor.

Mi problema con Garicano surge de sus propuestas de solución, de sus ideas para cambiar las cosas y conseguir esas metas por todas y todos compartidas. Tenemos claro el mapa, el origen y el destino, pero diferimos por completo en cómo llegar hasta allí. Además, elabora sus propuestas a forma de lema o eslogan: sin explicación de por qué así y no de otra manera, sin racionalización sobre las posibles alternativas a un mismo problema (siempre hay, en política, más de una respuesta válida posible) y, sobre todo, su uso de una unidimensionalidad que lo lleva a rozar por veces la soberbia pues, al ignorar todas las alternativas de cambio posibles a una misma cuestión, todo su discurso se orienta alrededor de una lógica dialéctica destructiva simple resumida en “o lo que yo digo, o lo de siempre”. ¿Y porqué no, pregunto yo, otra cosa distinta que no sea ni lo de siempre ni lo que propone Garicano?

Otro aspecto curioso es su forma de afrontar la cuestión “política”. Por veces, defiende la total separación de la política respecto a las demás áreas de la sociedad -especialmente, claro, la economía-, mientras que otras veces, defiende que sea la política el motor de los cambios para la mejora tanto de la economía como de la sociedad en su conjunto. Entonces, en qué quedamos, ¿es la política una fuente de podredumbre que todo lo corrompe o es, en cambio, una fuente de transformación social imprescindible e inseparable respecto a la sociedad y sus distintas partes? Según en qué capítulo se cambia la lógica y la coherencia, llegando a resultar tremendamente confuso y, por veces, casi esquizofrénico. No se sabe si desea una no-política o una política-mejor.

Como ejemplo sirve decir que, aunque reconoce un problema con el encaje institucional de la Corona y del modelo de Estado, su propuesta es ¡dejarlo igual! Sorprende, cuanto menos si tenemos en cuenta que, durante todo el libro, no hace otra cosa que quejarse amargamente sobre falta de voluntad de cambio (según su criterio) de la élite política.

El aspecto más decepcionante ha sido la calidad de su recetario. Me esperaba, por las referencias previas, un conjunto de medidas originales, adaptadas al caso español y bien organizadas en cuanto a sus causas (para qué) y consecuencias (a cambio de qué). Pues no. El libro se resume en que España, para seguir siendo España, debe copiar la voluntad transformadora de Chile y las políticas de Dinamarca y de Holanda; punto. La receta para ser un país mejor es copiar al dedillo las recetas, ya clásicas, que otros han puesto antes en marcha… y les ha funcionado. Se nota que ha sido un buen alumno de la Escuela de Chicago. (Nota: Garicano obvia los casos donde estas recetas también se han implementado… y no han funcionado).

En definitiva, Garicano ha vuelto a escribir el mismo recetario que los liberales llevan décadas escribiendo sin apenas cambiar una coma, basado en su idea (absurda) de que un país puede ser como una fotocopia de otro e implementar políticas iguales sin consecuencias ni costes añadidos o diferentes. Me esperaba mucho y, al cerrar el libro, no ha llegado ni a colmar la expectativa más básica. Lástima.

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s